Ir al contenido principal

11- LA HISPANIDAD Y SUS PELIGROS

A estas alturas a nadie se le escapa que España, aun siendo un país europeo, presenta una serie de características propias que le dotan de una personalidad particular lo cual quedó recogido en el ya mítico eslogan Spain is diferent. Estas particularidades se dejan ver también dentro del amplio abanico de ideologías que componen patriotismo. Tal vez uno de los ejemplos que mejor muestran ésto es el eterno debate entre los defensores a ultranza de la Hispanidad y los que la aborrecen. Si bien es cierto que entre ambos postulados existe una infinidad de posturas intermedias, normalmente, y más hablando de españoles, la mayoría de se encasillan claramente a favor de uno u otro modelo.

Llegados a este punto convendría determinar exactamente qué cosa es la Hispanidad. Según la Real Academia Española se define como:
1. Carácter genérico de todos los pueblos hispánicos y cultura hispánica.
2. Conjunto y comunidad de todos los pueblos hispánicos.
 El término hace referencia, por tanto, a una hermandad existente (En teoría aún en nuestros días) entre los pueblos hispánicos. Es decir que a partir del pueblo español todos los pueblos americanos adquirieron determinados elementos hispanos durante los años que duró el Imperio, conformando una cultura común a ambos lados del Atlántico.
Por tanto si debemos señalar un origen a esta hermandad conocida como Hispanidad, está en la configuración del Imperio americano por parte de los españoles (1492-1808) y en el cual, según los defensores de la Hispanidad, todos los habitantes gozaban de un clima de igualdad en tanto que eran súbditos de Castilla, se encontraban bajo el poder de un mismo Emperador y además eran fieles a la fe católica con lo que disfrutaban también de la protección del Papa. A lo largo de más de los 300 años de duración del Imperio, y teniendo esta igualdad como base, los pueblos amerindios irían adquiriendo la cultura española (El ethos), adaptándose con peculiaridades regionales por todos los rincones del ingente territorio, pero conformando en definitiva una unidad, una comunidad. Tras la invasión napoleónica a la Península Ibérica y las posteriores guerras de independencia azuzadas por los criollos, España perdería su Imperio, pero este espíritu y sentimiento de hermandad se mantendría en Sudamérica incluso hasta nuestros días encarnada básicamente en una lengua, una religión y ciertos principios culturales comunes.

Pero, ¿Hasta qué punto es cierto esto realmente?
Estos planteamientos tan románticos e idealistas brillan por su ausencia a lo largo de toda la historia de la humanidad, y éste no es un caso diferente. En primer lugar, hay que desmentir la extendida idea del Imperio universal, es decir, la voluntad de los Austrias, a partir de Carlos V, de incluir en el imperio los territorios de todo el orbe. Esto era más bien un recurso propagandístico utilizado por los monarcas o bien, dándole la vuelta, un argumento utilizado por sus enemigos para desprestigiarlos. Los reyes mal llamados absolutos de la época moderna no poseían la capacidad ni burocrática ni humana ni material para construir un imperio universal y eran conscientes de ello. Su política exterior se basaba básicamente en tapar agujeros y, en consonancia, no perdían su escaso y valioso tiempo en llevar a cabo proyectos imposibles como podría ser el de crear un Imperio universal o como es el caso que nos atañe fomentar una hermandad universal entre los pueblos integrados en el Imperio. Esto no excluye el esfuerzo evangelizador, pero recordemos que éste fue llevado a cabo por las órdenes religiosas y no por el poder civil.
Del mismo modo, si bien podían estar unidos por principios como la religión, las diferencias raciales existían en el imperio y eran vitales para comprender la sociedad que surgió en el Nuevo Mundo.
Primero hay que señalar el punto de partida: La Reconquista. En la sociedad surgida de ésta podemos encontrar claras diferencias raciales entre judíos, moriscos y cristianos, las cuales existieron tras la conversión forzosa al catolicismo e incluso me atrevería a decir que se intensificaron ante la desaparición de las barreras religiosas. La idea de cristianos nuevos y cristianos viejos es la que mejor representaría este fenómeno. Partiendo de este principio, no tenemos por qué pensar que en América iba a ocurrir de un modo diferente con los nuevos pueblos que allí se fueron descubriendo y sometiendo.
Entrando ya directamente en la sociedad del Nuevo mundo, muchos autores la han descrito con el término de pictocracia, que hace referencia al establecimiento de jerarquías sociales fundadas básicamente sobre la raza, atendiendo básicamente a elementos físicos como el color de la piel tal como muestran los célebres cuadros de castas. Fueron especialmente los criollos, cuyo linaje podía verse cuestionado al haber nacido varias generaciones en el Nuevo Mundo, los que más que se preocuparon por demostrar su ‘’limpieza de sangre’’.
Los citados cuadros de castas recogían detalladas descripciones de todos los posibles mestizajes que podían darse en el Nuevo mundo y se dio nombre al resultado de estas uniones interraciales. Los españoles, de hecho, fuimos pioneros en los estudios raciales que posteriormente se popularizarían en Europa en los siglos XIX y XX bastante más científicos. Los ejemplos son numerosísimos como es la moda entre los colonizadores de dejarse crecer la barba en tanto que era un elemento diferenciador respecto a los indios que eran completamente lampiños.
(Foto: Cuadro de castas analizando cruces raciales y sus resultados)

Por tanto, podemos afirmar categóricamente que las diferencias raciales existieron, se tenía conciencia de ello y se reivindicaba el linaje europeo como motivo de orgullo. El esfuerzo evangelizador y la legislación igualitaria como fueron las Leyes de Burgos, no evitaron que existiese una profunda conciencia racial heredara desde los tiempos medievales, al haber estado en contacto con pueblos extranjeros como los judíos y los musulmanes, y que indudablemente se exportó a América desde el momento mismo del Descubrimiento.
Llegados a este punto y tras haber visto que la idea de esta hermandad universal en los siglos que duró el Imperio fue más ficticia que real toca preguntarse ¿Cuándo surgió la idea de Hispanidad?
Podemos señalar claramente el inicio de esta idea en los siglos XIX y XX, sobre todo tras el desastre del 98 y la pérdida de las últimas colonias americanas si bien existieron claros antecedentes como por ejemplo la Constitución de Cádiz que ya hace referencia a ‘’españoles de ambos hemisferios’’ en su intento de convertir un estado absoluto en un estado-nación. Volviendo a la segunda mitad del siglo XIX habría que tener en cuenta que nos encontramos en un contexto internacional en el cual las potencias europeas se repartían el mundo, mientras que España pasaba a ser paulatinamente una nación de segunda fila en relación con sus vecinos inmediatos. Este ambiente favoreció el surgimiento de un movimiento cultural importantísimo como fue el Regeneracionismo, que entre otras muchas cosas se cuestionaba las razones de la decadencia de España.
Fueron algunos de los filósofos y escritores que encarnaron este contexto cultural los principales impulsores del de la idea de Hispanidad, reclamando un ‘regreso’ de España a América no ya como metrópoli sino como pueblos hermanados basándose en los principios anteriormente explicados y que en definitiva vendría a suplir la ausencia de proyecto imperial que padecía España así como a mitigar los fracasos de las diferentes campañas coloniales africanas.
Habría que destacar autores como Rafael Altamira o Maetzu como los principales impulsores de estas corrientes que consideraban que la idea de ‘raza española’ debía responder a principios espirituales y no biológicos, y por tanto podían aplicarse más allá del océano.
Mientras esto se producía en España, en el resto de Europa se desarrollaba la raciología como nueva ciencia (de la que los españoles fuimos pioneros con los cuadros de castas como ya he dicho), siendo una base importante para los nuevos nacionalismos del siglo XX.
Fue por tanto en la mente de algunos intelectuales del cambio de siglo donde se consolidó la idea de Hispanidad y no tanto en una realidad histórica concreta. Lo que es indudable es que su mensaje caló, se arraigó e incluso perdura hasta nuestra época, no solo en tratados comerciales y otros elementos de relaciones internacionales sino en la propia conciencia colectiva de los españoles.

La idea de Hispanidad ha sido abrazada por numerosos ‘’patriotas’’ que consideran que nos unen más lazos y más importantes a los antiguos súbditos del Imperio de los Austrias que a nuestros vecinos europeos. Para mí, como humilde escritor de este artículo, decir semejante cosa en los tiempos en los que Europa ve amenazada su propia existencia es cuanto menos una locura.
Los únicos lazos que nos unen con la población no-euro descendiente de América es la lengua y en todo caso la religión, aunque aquí habría que abrir otro debate sobre si, como dijo Azaña, ‘’España ha dejado de ser católica’’ o no; así como hasta qué punto los propios latinoamericanos quieren saber algo de España.
En contraposición, no se puede negar la conexión biológica existente entre todos los pueblos blancos de Europa, conexión que no existe entre los españoles y la población hispanoamericana (A excepción de los euro-descendientes, claro está)
Partiendo de esta idea, cabría preguntarse cómo es posible que hay individuos que critiquen la inmigración islámica porque va a llevar a un reemplazo demográfico para posteriormente pasar a defender la inmigración procedente de amerindios de América porque son ‘’hijos del Imperio’’.  El salto antropológico es el mismo, solo que la sustitución se produciría por una raza diferente, siendo el destino de España y su pueblo igual de tenebroso.
También hay que tener en cuenta que los países emisores de inmigrantes de Hispanoamérica presentan regímenes demográficos de transición (Se encuentran en una situación de Boom demográfico) lo que les permite enviar al exterior una gran cantidad de población sobrante tal como ocurre con los países africanos y asiáticos que también exportan población a Europa.
Al margen de la propia Sustitución, también conviene recalcar que la inmigración proveniente de Hispanoamérica provoca exactamente los mismos problemas que la de otros lugares: Criminalidad, inseguridad en los barrios obreros, dumping laboral, …  Todo ello provocado por nuestros hermanos espirituales.
Por último es también reseñable que España es uno de los principales destinos de la inmigración desde Sudamérica lo cual sumando la proveniente de África hace que se multiplique por dos el peligro existente.

¿No existe la Hispanidad?
Es importante mencionar que, efectivamente, hay una gran cantidad de población en Iberoamérica que si está conectada con nosotros y no son otros que los euro-descendientes: es decir, los hijos de población europea que se desplazó a América tanto en la época del Imperio, como en las ingentes migraciones acontecidas en los siglos XIX y XX. Con esta población sí que podríamos señalar importantes lazos de unión, pero entre todos ellos habría que destacar uno en particular: La sangre. En tanto que son hijos de europeos podemos considerarlos como tal, y ese es el principal lazo de unión que debe existir, por encima de construcciones teóricas, intelectuales o teológicas de poca o ninguna plasmación en la realidad.
Se podría hablar largo y tendido sobre la población blanca en América latina (Y el peligro que corren) pero ese ya sería tema para un futuro artículo.

Las conclusiones que se pueden extraer son por tanto bastante claras: La Hispanidad, que en teoría debería haberse formado durante los siglos del Imperio, fue una construcción intelectual posterior (Siglos XIX y XX) que vino a sustituir la ausencia de imperio colonial español y a mitigar el trauma provocado por los fracasos en Marruecos.
Del mismo modo hay que tener tremenda cautela ya que es enormemente peligroso admitir como iguales a todos los habitantes de Hispanoamérica en virtud de, en el mejor de los casos, una lengua y religión comunes. ¿Qué importa si la sustitución se produce por población islámica extraeuropea o por amerindios, independientemente de que éstos sepan santiguarse o hayan recibido debidamente los sacramentos?




¿Quiéres saber más?


Comentarios

  1. Lo más curioso de esto de la festividad del 12 de octubre es que de nacional tiene poco. Lo que festeja es una comunidad muy heterogenea, confusa y equívoca a la que se ha denominado Hispanidad y en donde España queda diluida en una ambigüedad de pueblos diversos, e incluso adversos, que le desdibuja su identidad europea. Pero tan nefasta es la criminalización de la colonización española como su mitificación. Pienso que se debe seguir celebrando esta conmemoración, pero no como la fiesta mayor española. Ya que existen otras fechas de más raigambre ancestral y que marcan mucho mejor a España como nación, sólo digo tres: batalla de las Navas de Tolosa, batalla de Covadonga y Toma de Granada. Estas gestas sí que definen mucho mejor la identidad de España como pueblo y -sobre todo- nación europea. Muchas personas que se consideran muy patriotas españoles idealizan la efemérides del 12-O, no cabe duda de que constituye una gesta incomparable, pero que no expresa bien a España en su condición de patria y de sus raíces europeas, como sí lo hacen las gestas que he recordado. Creo que estas personas que mitifican el 12-O podrían reflexionar sobre esto, si lo hacen sinceramente se llevarían muchas sorpresas. Esto lo digo con el añadido de ser nacido en España pero haber pasado mi infancia -desde el año de vida hasta los 12- en una de esas naciones americanas y saber como se las gastan por aquellos lares con esto de la Hispanidad.
    Carlos Areta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente me quedo con Covadonga como uno de los principales hitos fundacionales de la nación española tanto por el hito en sí y la trascendencia del mismo, como por ser uno de esos hechos históricos que aún se encuentra entre la verdad y el mito.
      Un saludo Carlos, y gracias por comentar

      Eliminar
    2. http://www.elpulso.es/revisando-las-navas-de-tolosa/
      http://blogs.elpais.com/historias/2015/04/la-batalla-de-covadonga-casi-1300-a%C3%B1os-despu%C3%A9s.html
      solo como ejemplos de contraste sobre "opinion historica". personalmente me gusta mucho Felix Rodrigo Mora por su intencion en recordad continuamente a las personas que son los pobladores por encima de los "personajes" objeto de la historia oficial.....siempre susceptible de las conjuras de los necios .

      Eliminar
  2. me parece interesante tu blog, y este articulo (de momento el primero que leo y comento) te sigo!
    en cuanto al articulo en si:
    "A estas alturas a nadie se le escapa que España, aun siendo un país Europeo, presenta una serie de características propias que la dotan de una personalidad particular"
    estando absolutamente de acuerdo con tu analisis y conclusion de las evidencias sobre la sustitucion poblacional, no puedo evitar preguntarme porque en la critica sobre el proceso Kalergi los analistas declarados "de derechas" evitan incluir el patriotismo y su invencion cultural como parte indispensable de dicho plan que desemboca en el nuevo orden mundial, señlandolo incluso como una "vacuna" ancestral a recuperar para "sanarnos".
    mi reflexion va encaminada no a una critica superficial de confrontacion politica "clasica" sino a la consecucion de un analisis con sentido pragmatico en la resolucion involutiva de dicho proceso y, deseablemente, la incapacitacion cultural para que se vuelva a producir la larvacion de algo tan nefasto como es esta "homogeneización darwinista de cria", sea aqui o en cualquier otro lugar del planeta.
    Tomás
    saludos cordiales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días, gracias por tus palabras y disculpe la tardanza en la respuesta. Buen aporte, Tomás. Un saludo

      Eliminar
  3. Interesante tu artículo, me uno tarde a esta conversación. Lo único que añadiría es que los vínculos de sangre, si bien son importantes, no los tendría por los más importantes. Para mi tres son los pilares, siendo éstos de igual importancia: sangre (ascendencia), cosmovisión (sí, ya sé que eres ateo o agnóstico, pero este apartado incluiría religión o sistema ético) y cultura (historia común, idioma, costumbres).

    Es tan iluso esperar hermandad con un indio Azteca que con los alemanes, quienes después de pasada la crisis seguirán mirándote por encima del hombro...la historia ya ha demostrado que la raza como componente aislado no hace naciones. De otra forma existiría la nación blanca, negra, etcétera.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenos días y gracias por comentar.
      Coincido bastante con lo que has dicho, pero no al 100%. Efectivamente la ''sangre'' no es el único vínculo. Por poner a España de ejemplo: En los tiempos pre-romanos en España había ya bastante homogeneidad racial, pero no existía una nación ante la existencia de muy diferentes culturas y grupos tribales.
      Sin embargo, para mi es la base fundamental de todo lo demás: Estamos altamente determinados por la biología.
      Comparto contigo la clasificación que has hecho: Sangre, cosmovisión y cultura, pero no las colocaría al mismo nivel, sino de manera jerarquizada. Sangre en la base, y cosmovisión y cultura por encima.
      En cuanto al ''rechazo a España'' en el continente, que existe aun hoy, considero que toca ya a su fin: En cuanto la Sustitución, denunciada en esta página, avance más, el enemigo común será el mejor de los soldadores (Como con las pasadas invasiones islámicas, vikingas o asiáticas al Viejo mundo) Por otro lado también hay personas a las que España les encanta: No son pocos los que catalogan esta tierra como la mejor del Mundo.
      En definitiva, me preocupa bastante más la admiración paleta por lo europeo de muchos españoles, que los prejuicios de algunos europeos hacia los españoles: En el momento en que nos respetemos a nosotros mismos y nos hagamos respetar, lo que piense un francés o un alemán debería importarnos bien poco.
      Por cierto, ¿Por qué crees que soy ateo o agnóstico? No me consideraría 100% cristiano, pero si creyente. Me ha parecido interesante que pensases eso.
      Sin más, un saludo, y muchas gracias tomarte el tiempo de leer y comentar.
      PD: En estos momentos me encuentro escribiendo en esta otra página, a lo mejor también te gusta: https://identidadesp.blogspot.com.es/

      Eliminar
    2. Gracias por tu respuesta. Para contestar a tu pregunta, más que soldar, sería una alianza, en realidad dudo que los pueblos europeos desaparezcan sin dar la pelea, siempre y cuando lo hagamos a tiempo. Pero al final del día inclusive sin inmigrantes, la misma España es probable que desaparezca, el lavado de cerebro y el uso del nacionalismo por parte de oligarquías locales más ambiciosas que inteligentes hará, me temo, que desaparezca España en medio de "reinvidicaciones" "nacionalistas" de gente que comparte los mismos ancestros y ha vivido en la misma tierra por siglos...y cuyos ancestros dieron la vida por España en múltiples ocasiones. Un ejemplo de esto lo pongo aquí: https://www.dolcacatalunya.com/2018/02/la-enfermera-se-nego-responderle-castellano-la-hora-agonia/ He ahí porque no pongo la sangre o ascendencia en el primer lugar. Alianzas habrá, pero para nada una nación o siquiera país "soldado" para los blancos. El nacionalismo blanco sólo podría darse en EE.UU. no en Europa y probablemente ni allí. Después de todo ni siquiera las invasiones que citaste sirvieron para unificar Europa, la última gran empresa conjunta fue la batalla de Lepanto...

      En cuanto al "rechazo a España", no lo llamaría así, simplemente es nacionalismo y leyenda negra, la misma aunque con ciertas variantes, que han inoculado en Hispanoamérica sus élites corruptas (la mayoría descendientes directos de españoles y otros grupos europeos; la gran ironía), pero como dices hay muchos Europeos a los cuales les fascina España.

      Pensé que eras agnóstico o ateo por algunas líneas que escribiste, si no me equivoco restándole importancia a la cosmovisión. Es mi humilde opinión que Hispanoamérica (o partes de ella) puede ser un gran mercado y a futuro un aliado siempre y cuando España abandone sus complejos y la leyenda negra que es una gran montaña de mendacidades, y siempre y cuando la alianza sea de mercados abiertos y fronteras cerradas, lo cual es bastante fácil de no ser por otras circunstancias....Después de todo así opera Asia. Saludos

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

14- LA GRAN SUSTITUCIÓN: EL CASO FRANCÉS

Francia. El país vecino. El territorio en el que muchos ven la cuna de Europa con el Imperio construido por Carlomagno. Sin duda una de las naciones más antiguas de Europa y posiblemente junto a Alemania el otro gran pilar del Viejo Mundo. Paradójicamente, todos estos honores no están impidiendo que hoy por hoy sea posiblemente el país europeo más afectado por el proceso de sustitución racial. Para profundizar y tratar de explicar la situación que se vive en Francia trataré los siguientes aspectos aplicados a dicho país: Distribución de la población generalDistribución de la población inmigranteTasas de natalidad por regionesZonas más dinámicas económicamenteContraposición campo-ciudadApoyo a las opciones identitarias


Siempre conviene recordar que las fuentes utilizadas para la realización de estos artículos son las oficiales por lo que debemos  tener en cuenta que no son del todo fiables ya que no responden a criterios raciales. Por ejemplo, un argelino de tercera generación será consi…

ORÍGENES DE NUESTRO PUEBLO: ¿VENIMOS DE LOS ROMANOS?

En el día de hoy aprovecharé para iniciar una nueva sección en nuestro blog en la que analizaré detenidamente, y en diferentes artículos, el origen étnico de los españoles recorriendo las diferentes dinámicas protagonizadas por nuestros antepasados desde tiempos remotos. Comenzaremos hoy por el análisis de uno de los mayores imperios que el mundo ha conocido, cuna de Occidente y cuyos ecos llegan hasta hoy en día: El Imperio romano. Pues bien, muchas personas, incluidos sorprendentemente patriotas o identitarios mantienen que los españoles descendemos de los romanos que llegaron a la Península, queriendo emparentarse, creo yo, con los legendarios integrantes de las legiones. Curiosamente estas mismas personas son las que te argumentan que no descendemos de magrebíes o árabes de Al-Andalus. Antes de leer este artículo, recomiendo leer otra entrada del blog: 4- SUSTITUCIONES ÉTNICAS, ¿ALGO NUEVO EN LA HISTORIA?, ya que servirá como base para entender éste.
Entrando directamente en materia, …

4-SUSTITUCIONES RACIALES, ¿ALGO NUEVO EN LA HISTORIA?

Muchos de los negacionistas de la Gran Sustitución apelan a que el fenómeno es algo natural y recurrente a lo largo de la historia: la historia de la Humanidad se basa en pueblos que se mueven, se desplazan, se instalan en nuevas zonas, entran en contacto con otros pueblos, se produce el natural mestizaje,… Se piensa, erróneamente, que las actuales razas que pueblan el mundo son el resultado del mestizaje de pueblos del pasado cuando realmente en el propio concepto de raza aparece intrínsecamente la idea de una continuidad biológica a lo largo del tiempo. En la entrada de hoy trataré de explicar lo mejor posible porque el fenómeno de la Gran Sustitución es novedoso en la historia, con muy pocos antecedentes comparables. Esta particularidad, el que sea relativamente nuevo, hace más difícil a la gente comprender realmente la magnitud del problema ante la falta de referentes históricos  En definitiva, la idea principal alrededor de la cual me moveré hoy es la siguiente: Es imposible lleva…